Una ventana

Templanza 23/10/2014
Templanza

Mensaje recibido el día:19-06-2014

Una ventana.

Como alas blancas que vuelan surcando los cielos azules y limpios.

Como estrellas en el firmamento que escapan al alcance de las manos.

Como luz que ilumina cada paso dado con fuerza y animo, así, así hermanos mirando a través de una ventana, viendo la luz pasar de ese bosque de sueños limpio y claro, de ese bien estar.

Es la vida, es la luz de un alma pura, volando en sueños dorados, resplandeciendo de luz, visitando cada espacio, cada hogar, cada sueño, que dormida el alma es transformada en sabia luz de esperanza.

¿Dónde están los sueños de aquella infancia? ¿Por dónde navegan? ¿Por dónde andan?

Se escribieron una tarde, dejando volar el alma, y escapados de las manos perdisteis la esperanza, aquella ventana abierta a la vida, al amor, se cerro, esa que os hacia reír llenos de luz. Cargasteis de piedras el saco a la espalda ese que os atrapa y no os libera de vuestra carga, los sueños están, esos no se fueron a pesar de darles tan poca importancia.

La carga es pesada hay que liberarla, mucha de ella no sirve para nada, otra parte es trabajada para poder abrir de nuevo esa ventana que abre los sueños a la esperanza, esos que adormecidos aún aguardan.

Como niños de luz, como almas nobles que caminan buscando la fuerza, que rompen los sueños amargos del alma, esos que desterrados y apartados ya no deben de estar, pues venció la luz que busco en el interior.

Cuando vuelvas abrir esa ventana deja escapar lo malo y busca lo bueno, eso que libera la carga, esa hermanos que en vuestras manos recibís y el corazón indica, solo eso libera el alma, la fuerza del bien, la fuerza de la esperanza envuelta en amor, paz y luz.

Gracias hermanos recibe esta alma que envolviendo de amor deja volar las alas, despertando el vuelo lleva la luz hacia vuestras almas, esa que vosotros ensueños lográis caminar buscando el consuelo, despertando al amor,   deseando la luz que brota dentro de vuestro interior.

Confiar, amar y soñar, trabajar, no perdáis nunca la fe, la esperanza.

Adiós hermanos, mostrar vuestra luz al mundo para que el mundo pueda ser un mundo de sueños de amor, como siempre en el interior de vuestro corazón así lo anheláis y queréis.

No olvidar esos sueños de la niñez y dejar volar el alma hacia el bien.

Que la paz siempre este con todos vosotros y la luz os guie siempre que la busquéis la hallareis pues está ahí.

Comparte esta nota:
Etiquetas:

0Deja tu comentario