La fuerza del corazón

Templanza 16/10/2013
Templanza

Mensaje recibido el día:

29-07-2013

La fuerza del corazón.

 

En una curva, en una línea, en una actitud recta o consoladora de un despertar en condiciones nobles y puras.

La luz llegara y llega siempre, el hombre derrama torpeza ciega tantas veces, pero la fuerza del corazón siempre en nobleza logra vencer cuantas pruebas lleváis a cuesta.

Mirar mucho más adentro de lo que puedan ver vuestros ojos que tantas veces os engañan, mirar con otros ojos, esos ojos de a dentro de vuestro corazón, de vuestra alma. Solo ahí descubrir lo profundo de vuestro ser, y quedareis maravillados porque estáis hechos de esencia pura de Dios.

Tantas veces se os dice una y otra vez que os trabajéis, que mejoréis y luchéis por tantos errores envueltos una y otra vez. Esa esencia pura es la que brota dentro de vosotros, pero siempre ciegos tapáis lo bueno.

Hay lugares más favorables unos que otros para la práctica de lo bueno y correcto. Esos lugares en donde la maldad y la injusticia es el pan de cada día, en donde es tan difícil la paz porque el odio es el rey de todo.

Esos lugares que parecen abandonados de la mano de Dios, no es así, nunca es así, la luz brota para todos igual como el sol brilla hacia todos los lugares llevando vida por igual.

Tantas veces desesperáis viendo tantas injusticias. Nada se pierde en el camino, nada se ahoga, nada, nada. Ser valientes, ser honestos, ser honrados, aunque los demás no sean así.

Cada uno rendirá cuenta de lo suyo, y crecerá solo por él, de ahí el valor de vencer las pruebas del camino.

Ser justos porque vuestro Padre lo es con cada uno. Recordar que siempre hay una acción que trae una reacción.

Desde aquí el único propósito de los espíritus es daros fuerza y consuelo, para que logréis vencer el camino, vuestro camino de cada uno, para lograr esos sueños de amor en el bien que están dentro del fondo de vuestros corazones.

Las injusticias existen, la maldad se pregona sin cesar, pero recordar las acciones de tantos espíritus atrasados que por falta de ignorancia y amor en el bien  siguen tan endurecidos. De ahí el trabajo personal de cada uno para mejorar poco a poco este planeta, tan bello como es, pero tan duro y oscuro como tantos espíritus que habitan aun en el.

Poco a poco todo mejorara, siempre que la luz y el amor pongáis en el. Ser fuertes, no decaer y amar en el bien.

Siempre buscar la luz, y la luz llegara porque oculta no está, sois vosotros que no la queréis ver. Esforzaros para ser felices y hacer felices a los demás.

Paz, amor, y entrega hacía todos.

La luz que camina.

Comparte esta nota:
Etiquetas:

0Deja tu comentario